Karlota 4.jpg

Karlota Rocha

Portada UDL.jpg

La historia de las cartas comienza cuando estaba en 1º de la ESO. Acababa de llegar al instituto, y aunque varios de mis amigos del colegio estaban en mi clase, fue un momento en el que me sentía un poco sola, quizás también un poco perdida. En el fondo seguía todo igual, pero para mi en ese momento se sintió como un cambio enorme. Por otro lado, ese año tuve un profesor de lengua maravilloso que me animaba a escribir. Al final terminé escribiendo las cartas un poco para mi, y con el paso del tiempo se las enseñé a Pascal. A mi se me había olvidado por completo la existencia de estas hasta que me mencionó la idea de esta novela.

Primero fueron las cartas y después vino la novela


Hace unos pocos años tuve la oportunidad de leer un manuscrito
compuesto por numerosas cartas escritas por Karlota Rocha
cuando tenía 14-15 años. En ellas expresaba visiones, ilusiones
y temores de una adolescente frente a las realidades de un mundo
que iba descubriendo.
En esa novela las he rescatado (con el acuerdo y complicidad
de Karlota, claro), para crear el personaje de Lucia, una
adolescente, que desaparece, en extrañas circunstancias, al salir
del instituto.
Si bien la trama es mía, ese libro no hubiera existido sin
las cartas que me inspiraron ese relato. Por eso Karlota Rocha
está aquí como imprescindible coautora. Las cartas de Karlota
Rocha están reproducidas tal y como fueron escritas por ella
originalmente. No están todas, hay muchas más, y espero que
salgan algún día a la luz.